jueves, 19 de abril de 2012

ANTONIO G. OLIVARES - El vértigo de las ideas




La despedida de un baile.

Tiene el tango tal vitalidad, es tan fecundo, que podría compararse con un río. No se puede uno bañar dos veces en las mismas aguas. No se puede bailar igual un tango que el siguiente.

El final de un tango nos hace sentir orgullo, satisfacción por la culminación de un reto que hemos sabido afrontar. Y al mismo tiempo pena por su acabamiento.

Hemos oído muchas veces hablar del vacío en el que se encuentran los creadores de cualquier obra cuando la terminan y ese vacío aumenta con la calidad de lo que hicieron.

El diálogo con la persona querida.

El tango es una conversación con el otro. Se ha dicho que cada pieza es una historia de amor. Y es verdad. La catarsis del tango está en que el compañero generosamente nos presta su imagen para que en tres minutos hablemos de tú a tú con nosotros mismos. Es la “representación” de una historia de amor y por ello, para que el tango sea tango, estará blindada de cualquier transferencia hacia el otro.

Los actores saben bien del peligro que supone confundirse con su personaje.

En la relación íntima también está el peligro de invadir el terreno del otro. En un momento que se nos escapó, cambiamos la idea “Querer a” “Te quiero a ti” por “Querer de” “Quiero esto de ti”.

Si un día fui un cielo, ¿por qué hoy soy un infierno?
Si un día fui un héroe, ¿por qué hoy soy un ogro?

Yo no he cambiado (diría cualquiera de los dos protagonistas)

Y es verdad.


El diálogo por el propio amor de uno.

Es el único diálogo real que existe, el diálogo con uno mismo. Todo lo demás son proyecciones. Descubrir esos dragones y vencer las dificultades en las que esa luz nos sitúa es un reto que precisa de toda nuestra vida. Hasta el final.

Hemos hablado de tres finales. El final de un aspecto (un baile); el final de una relación amorosa (el diálogo con la persona amada) y el compromiso con uno mismo de recorrer hasta el final su propia historia, hasta el último día de su vida.

Os contaré un secreto que descubrí en El Tango con Darío. En el centro está la conciencia. Cuando llegamos al final, esta gran amiga, la conciencia, nos guarda una sorpresa.

Os aseguro que hay una para cada uno

Un torrente de posibilidades en la forma de bailar, de interpretar qué nos sugiere en cada momento cada tango.

Para este viaje necesitamos ponernos de acuerdo en el lenguaje. Por lo menos, saber en qué paisaje nos movemos.

A un lado el ritmo y al otro la melodía.

Allá, junto al ritmo, el cuerpo con todas sus necesidades.

Para escuchar la melodía, la idea como elevación.

Las necesidades humanas sujetas al ritmo de sus derechos.

La melodía de la libertad individual.

Repasemos:

El ritmo y la melodía.
El soma y la psique
Los derechos humanos y la individualidad

Se dice que cada tango es una historia de amor.

La historia es una sucesión de momentos y cada momento tiene su tiempo. Se nace y se muere. Lo que termina es porque ha empezado y todo comienzo indica un final previo.

Cuando una historia de amor termina ¿por qué pretendemos convencernos de que no hubo amor?

¿Por qué las arrugas de un anciano rostro podrían negar que ayer, ese rostro, fue joven?
El enamoramiento es un estado de gracia en el que nos vemos completos. Por un minuto acariciamos nuestra individualidad, entramos en el nirvana. Pero no es posible retener "a voluntad" esa emoción. El río de la vida traza su curso y hay que recorrerlo desde su nacimiento hasta la playa. Resulta complicado mantener el equilibrio de nuestra frágil nave. El tango nos da su clave.… no invadir espacios… dos soledades que se abrazan…no detenerse en los errores del otro… escuchar…

Cuando decimos o cuando nos dicen: "ya no estoy enamorado de ti", queremos decir "no tengo luz". Desde esta perspectiva no me veo. No puedo seguir en mí. Estoy ciego. Si yo quiero irme de allí porque ya no me veo, me resultará sencillo entender que el otro se fue para no perderse y dejaré de reprocharle que lo hiciera.

Dice Rojas Marco que la tristeza y el miedo son los ladrones de la felicidad.

Hay épocas de crecimiento en las que necesitamos nuevos aportes vitales y estos aportes solo se consiguen respondiendo correctamente a los nuevos retos. ¿Pero quién nos indica cómo hacerlo, si la actitud correcta requiere un espacio que aparece cuando adoptamos esa actitud correcta?





Piazzolla-Duo Garcia Esteban.mov

martes, 10 de abril de 2012

Goles contra el hambre

Me ha emocionado esta iniciativa de la CADENA SER
(Copiado de su página)

La primera de las iniciativas que vamos a llevar a cabo es http://www.golescontraelhambre.com/, un gigantesco estadio virtual que pretende transformar la celebración de los goles en ayuda solidaria. El principal protagonista de esta iniciativa es nuestro equipo de Deportes de la Cadena SER (Manu Carreño, José Antonio Ponseti, José Ramón de la Morena y Laura Martínez, entre otros).

A través de la participación vía sms, por sólo 1,20 € se puede marcar un GOL al hambre y ayudaremos a que miles de niños reciban tratamiento contra la desnutrición. Además, todas las personas que participen tendrán la opción de grabar su gol apareciendo en la grada solidaria. En este estadio virtual también se podrán encontrar vídeos de nuestro equipo de Deportes, un palco con invitados comprometidos, y otras novedades que iremos incorporando a lo largo de las cinco semanas de duración de la acción.

La Cadena SER lleva a cabo golescontraelhambre.com en colaboración con Acción contra el Hambre, una organización humanitaria internacional e independiente que destinará la recaudación íntegra a atender las necesidades de nutrición y seguridad alimentaria en Sahel: Mauritania, Malí, Níger y Guinea Conakry y América latina: Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Guatemala y Nicaragua.





.../...

martes, 3 de abril de 2012

Jorge Mansur, se fué

A Jorge, que nos ha dicho hasta siempre.

A Mercedes, para lo que necesites.

Parece que fue ayer cuando llegaste de Buenos Aires para dar unas clases de tango en nuestra ciudad y, poco a poco, comenzamos a conocernos. Como nos gusta decir, como en “Casablanca”, fue el inicio de una hermosa amistad en las que hubo muchos momentos de alegría y algún que otro desencuentro. A pesar de ello, siempre ha sido evidente tu fidelidad de “garagero” y nunca nos ha faltado tu compromiso. Siempre hemos sabido que eras de dónde uno quiere ser.

Acabadas tus clases tenías que volver a Buenos Aires y nos han contado que dijiste: me siento tan bien aquí que no me quiero ir, y por ínfimo que parezca el deseo, es de los que se agradecen, de los que calan hondo. Ahora, sólo te vas en cuerpo porque siempre te vamos a recordar y en este sentir seguirá vivo tu deseo.

Mercedes, queremos darte todo el cariño y todos los abrazos que puedas necesitar para que sepas aunque no hace falta que te lo digamos, que mientras haya un tanguero en “El Garage”, en Zaragoza, en el mundo, nunca estarás sola porque “Figaro” seguirá tangueando con nosotros donde estemos y donde vaya.

Asociación de Amigos del Tango "El GaraGe"




domingo, 1 de abril de 2012

Fraga y "El Día Internacional de la Poesía" - Ángel Guinda





En París, en el año 1999, la Conferencia general de la UNESCO decidió proclamar el 21 de marzo, como Día Mundial de la Poesía. Desde el 2004 Fraga se une a esa fiesta y nos invita a compartir vivencias.

Os cuento.

“El Día Nacional del Tango” se celebra cada 11 de diciembre desde hace 35 años y en el 2009 fue declarado “Patrimonio de la Humanidad”.

Hace poco, Ángel Guinda y sus poemas hicieron dúo con el tango en una de las más antiguas Milongas de Zaragoza, la del Arrabal, dirigida por José Carlos de La Fuente.

Enrique Santos Discépolo dijo que el tango es “un pensamiento triste que se baila”. Alonso Cordel lo define como “el nuevo Esperanto”. También he leído en mí que esta danza traduce el pentagrama de la tierra.

En el tango, encontrar el punto de equilibrio es complejo, como en muchos aspectos de la vida, porque no depende sólo de uno.

Desplazarse sobre la pista deletreando correctamente la indicación del compañero.

Llegar a tiempo para empezar el siguiente paso sin perder ritmo.

No cargar el peso en el hombro que te sirve de apoyo.

Oír el tema y saber escuchar cómo quiere interpretarlo quien te acompaña.

Saber proponer sin que suene a mando.

También podría decirse que para bailar un pensamiento y que dé fruto en los hechos, es necesario leer bien para decir bien, como en poesía.

No leo más. Que digan ellos.

Ork. Golda i Petersburskiego - PATO, tango argentyńskie 1929

Pato: Rosita Quiroga (1926)