viernes, 31 de mayo de 2013

Sobre la Amistad


En el 2003


Perdemos nuestra imagen en el bullicioso juego de lo cotidiano y el desasosiego es proporcional a la distancia.

Tranquilos.

Tenemos cerca ese amigo que lleva nuestro mapa en el bolsillo y sabe mostrar lo mejor de nosotros.

Pero la amistad también provoca.

Como si fuera fácil nos propone que juguemos con ella y ofrece su espacio para hablar.

¿Condiciones? Vestidos de etiqueta

Hablar con un amigo es retornar al centro de nosotros mismos, y para hacerlo iremos elegantes. Dicho de otra manera: Seremos.

Darío tiene razón cuando dice: “Amistad es la elegancia del Amor”.




martes, 28 de mayo de 2013

Conversaciones con Pilar Alcolea




La vida es un examen continuo. La nota nos la damos nosotros si respondemos exactamente a la pregunta que se nos hace. 

Recuerdo cuando estaba estudiando cuarto de bachiller y me suspendieron en junio. Las matemáticas "no las entendía" y así me iba. En verano coincidió que donde pasábamos las vacaciones (Zariquiegui) vivía una maestra que se ofreció a darme clases particulares.

Me enseñó a enfrentarme con ellas (las matemáticas). Tenía que comprender qué problema se me estaba planteando. Cual era la cuestión a resolver. Parece que no tiene importancia, pero gracias a ese cambio de concepto aprobé en septiembre.

Nos ocurre muchas veces que no sabemos muy bien cómo actuar porque no entendemos qué pasa y se entiende por eso que no sepamos qué hacer.

La actitud responsable diciendo: "aquí estoy, aunque todavía no sepa quien soy" es la clave para que llegue a la cita esa solución que lo es por incluirnos a todos. Si entendemos que todos somos uno, el problema está resuelto.



lunes, 27 de mayo de 2013

Conversaciones con David L. Cardiel





Es al revés. El amor cierra ese túnel hacia la hipocresía.

Curiosamente caminamos hacia atrás. Ese es uno de los misterios de esta vida. “Lo que no es no puede ser y además es imposible” dice un refrán popular.

Las matemáticas lo reafirman. En el cuatro está incluido el tres y sin embargo para el tres el cuatro no existe, no tiene espacio donde alojarlo.

Es natural y por ello bueno.

La hipocresía puede tener un matiz ingenuo que simplemente demuestra una incapacidad para ver un aspecto que le supera. Perjudica cuando quiere sustituir una vivencia más sólida, pues dejaría a ese “uno” (4-3) huérfano.

Todo aspecto negativo se rinde en algún momento. Deja de serlo porque el vencedor le acoge sin humillar en ese nuevo espacio.

Hay que dejar los reproches en el limbo (creo que el limbo no existe, por lo que desaparecerían inmediatamente después de dejarlos allí. De otra manera quedarían los dos vencidos.

Un abrazo, David.
María

viernes, 24 de mayo de 2013

Carmen Vega a Darío


(Pintura: Ana Notivoli)



Certera sospecha tenía de tu pecho
que albergabas corazón muy humano,
y para no caer en tópicos ni vulgaridades,
tus pensamientos marcaban diferencias,
que los demás no comprendíamos.

Tu filosofía nos parece oscura,
acaso te acercas a esa ciencia,
de manera para nosotros extraña,
de axiomas sin premisas ni silogismos
y te dejamos aislado
porque a tu “hondura” no llegamos.

Hombre de libros sabios siempre entre tus manos
has sucumbido al silencio que hemos impuesto en la tertulia aunque tu bullir, siempre zozobrado, buscando la razón
sepa transigir por estar a nuestro lado.

Ayer pudo ser un día aciago.

Preocupada por tu inoportuna caída
te preguntaba cada poco, con interés por tu estado
y fue tal agradecimiento a este sentir mío
que me dijiste: “buena gente”,
con una caricia en mi brazo.

Me emocioné: Dabas aun al daño, gracias,
con la bondad que tiene el hombre sabio.




jueves, 23 de mayo de 2013

viernes, 17 de mayo de 2013

Conversaciones sobre el mundo onírico







La fuerza vital del avión.

Te contaré otro de mis sueños (oníricos). Me encuentro subida en un avión con mi hija de tan solo unos pocos años. En pleno vuelo, me dirijo a la puerta porque es el momento de bajar (con ella también). Me doy cuenta del peligro pero tengo que hacerlo.

No se trataba de un suicidio sino de todo lo contrario. “No perder tierra”, es decir, no perder contacto con la realidad.

Me encantaría tener más tiempo para leer todo lo que quisiera pero no me quejo. Leo a los amigos.

Un abrazo
María

miércoles, 15 de mayo de 2013

Una velada elevada al cubo - Amador


El Test del Cubo

                 Desierto:                      
Mucha arena. Un río que desemboca en el mar.
Muchas dunas.
Zona montañosa. Un cono de vegetación. Oasis.
Mucho calor.
Contraste, mucho contraste. Inmensidad.

                 Cubo:                           
De piedra. Está introducido en la arena. Cierta inclinación.
"Espetado". Sólido. Bastante grande. Para verlo todo
hay que rodearlo.
En zona montañosa, árida.

                 Escalera:                      
De piedra. Muy ancha, más que el cubo.
Como un bucle ascendente.
Sube la ladera de una montaña.
A un lado una pared de piedra.
Al otro el vacío.

                 Caballo:                       
Blanco. Suelto, sin aparejo.
En la zona del río, entre montañas.
En una cavidad, una cueva.
Tranquilo. Bien lucido.

                Tormenta:       
Muy a lo lejos. En la línea del horizonte, al fondo.
Una tormenta marina, una galerna. Aparato eléctrico.
 No afecta al desierto. Le añade aire, viento, frescura.

                 Flores:                         
Blancas entre los juntos. Pequeñas sobre la montaña,
en la zona sombría.
Azules muy abundantes.


*

     Eso no es un desierto, sino un completo paisaje que lo incluye.


 Desde entonces parece todo traslocado.

     Ahora es una pesadez recorrer este páramo y al momento las notas de un violín envuelven la aridez y la trasladan fuera, dejando el clima cálido, perfecto, para nacer de nuevo.

     Agobiados hoy por problemas (que lo son por mirarlos con lupa), podemos ser mañana tan ligeros como el color azul del pensamiento.

     Es este un corazón tan lleno de contrastes, que sólo un hábil narrador lograría no dejarse nada en el tintero.

¿Nos atrevemos?

lunes, 13 de mayo de 2013

Cartas a Leona





Os contaba en alguna de las páginas anteriores, mi encuentro con Leona Andrea.

Fué un regalo. A cada paso, una nueva propuesta. Así la vi.

De Zaragoza a Liédena, un 15 de abril de 2003

Me encanta tu carta. Arrebujado, acurrucado, recogido. Acunado.

Te hablaré del paseo que me he dado por ese artístico sobre-nombre: “Leona”.
Imagínate un león que tuviera entre sus garras un niño dormido. ¿Ya?
Acércate conmigo hasta la entrada de esa cueva que parece un arco iris.
Desde ahí observa qué tiene en su mano el pequeño.
(Ya se que es difícil, pero mira con atención).
Entre sus dedos sale un hilo. ¿A dónde conduce? ¿Lo ves? ¡¡¡Rodea la cabeza del león como si fuera un lazo!!! ¿Quién ha cazado a quién?

¿Quién es el fuerte, el león o el niño?
Yo diría que el león es fuerte y el niño valiente (la inocencia siempre lo es)

Entre los significados de Andrea está el de “valiente”.

Andrea, te imagino una niña (no una cría) que camina despacio porque a cada paso se detiene a mirar. Diríase que no te da tiempo a recoger todas las cosas interesantes que propone la vida y es por eso que a veces pareces inquieta.

¿Te canto una canción? Su letra diría, más
o menos, así:

Te "arrebujas" en una cueva (ese hermoso arco iris) y piensas en un héroe sin rostro todavía, al que prestas tu máscara: Leona.
La fuerza, la vitalidad, siempre está controlada por lo pequeño. Es por eso que Andrea sujeta a Leona con un lazo de terciopelo para que no se escape en un sueño.

Me gusta esa flor, pero sobre todo los elementos que vuelan por el papel. Podrían ser mariposas o polen fertilizante de otras flores.
Ya llego a ese jardín. Me sentaré debajo de aquel árbol y leeré una historia misteriosa de Leona Andrea.





martes, 7 de mayo de 2013

¡Los Cuentos! (2)

En el 2002

Le respondí:

¡Los cuentos!

Guille (13 años) es el hijo de unos íntimos amigos. Hace unos meses le regalamos el primer libro de Harry Potter y costó un poco que se decidiese a leerlo. Devoró los tres siguientes y espera el próximo con auténtica avidez. Quiso invitarnos a ver la película. Salió encantado Hace poco me comentaba que lo daría todo por tener un patín volador. Una especie de escoba mágica. Y entendí muy bien qué quería decir.

El misterio de la imaginación es muy fecundo.

Desde la madurez se pueden ver aspectos que de niños pasan desapercibidos, como lo que podemos ver en el cuento que me cuentas.

Los problemas tienen varias soluciones, representadas por cada hijo del rey. Sustituir un problema por otro (el mayor). Ignorar el problema y que sea el "tiempo" quien se ocupe de él (hijo mediano) o afrontar el reto (el pequeño héroe).
El padre enfermo se recupera al mismo tiempo que su hijo va consiguiendo superar las dificultades con las que se encuentra y la fallida respuesta de sus hermanos queda superada en su culminada acción.
En el fondo todos van a ser felices porque son la misma persona en distintas etapas vitales.

Como tú, que también eres parte de nosotros.

jueves, 2 de mayo de 2013

A José Luis Rodriguez Zapatero



Hay mucho que agradecer.

A José Luis Rodriguez Zapatero.


No es lo mismo dar un volantazo para evitar un choque con algo que no habías visto y provocar daños colaterales, que atropellar conscientemente los derechos sociales que se cruzaban en la carretera de los mercados, como hacen sus representantes.






Gracias, José Luis, por ser tan buena persona.




miércoles, 1 de mayo de 2013

Mayo



Se os ve felices. Ese es el mejor regalo para los amigos. ¡Gracias!