viernes, 31 de octubre de 2014

A EMILIA ENCISO en el 2005

(Autor: A.Arpón)




Querida Emilia, me llegan tus versos y con ellos esa juvenil imagen con la que te recuerdo.

Escribir es otra manera de conversar y te agradezco la confianza de permitirme entrar en tan íntimo lugar como son los sentimientos.

Te animaré a seguir en ese propósito de no perderte nada que pueda interesarte. Escribir es una forma más de conversar y en el diálogo vemos mejor cómo somos si conseguimos decir lo que queremos, aunque no escuchemos lo que quisiéramos oír. Ya sé que esto es un galimatías, pero es solo para provocarte la sonrisa.

Gracias, otra vez, por estar contenta con lo que haces.

Un fuerte abrazo


***

miércoles, 29 de octubre de 2014

SIN RED




Hay momentos delicados, por complejos, que debemos vivirlos en soledad. Nadie se merece (y menos a quienes decimos querer), que les hagamos responsables de cualquier infelicidad nuestra y esto ocurriría si dejásemos que fueran ellos quienes tomaran decisiones que solo nos corresponden decidir a nosotros, ya que tenemos (o deberíamos tener) todos los datos. Pero hay que pensar bien para sentir bien. Y pensar bien no significa que lo que hagamos estará bien si al final hay premio o nos espera un final feliz. La vida no acepta esas redes previas.

Responder bien a la pregunta que se nos hace es asumir con todas las consecuencias la respuesta que ofrecemos en esa actitud de escuchar lo que la vida guarda para nosotros y que estamos obligados a recibir para que el círculo se cierre sobre nosotros mismos.

Que pueda convertirse en ley universal lo que hagamos nosotros, como decía Kant, es una buena prueba a la que someterse.

Lo que hagas será bueno, querido amigo, aunque tengas que pasar tú solo la incertidumbre de si llegarás o no a tierra firme.

En cualquier circunstancia siempre escucharás mi gratitud por ser tu amiga.








miércoles, 22 de octubre de 2014

EN LA CALLE



Caminar, pasear por la ciudad es muy saludable.

Agosto 2006

La Bronca

Tuve que volverme. Pasaba de largo porque no se pueden atender todas las peticiones de ayuda, pero su discurso llamo mi atención.

"Echadme algo, aunque sea la bronca"

Seguro que más de un@ le aconsejaría una actividad distinta en sintonía con su capacidad, pues era un hombre joven e ingenioso. Sin embargo a mí me pareció bien lo que hacía en ese momento: ser un mendigo.

Le eché una moneda, es decir, "la bronca" y la aceptó con una sonrisa.

Deduje que así es la vida. Generosa pidiéndonos que seamos como somos, sin artificios, porque la felicidad está, no al final, sino en el camino, solo que recorrido como decía Machado: "ligeros de equipaje".

sábado, 11 de octubre de 2014

MALALA YOUSAFZAI - PREMIO NOBEL DE LA PAZ



Querida Malala.

La cultura nos permite ponernos en el lugar el otro para entender por qué hace lo que hace.

Esta empatía siempre abre una puerta doble. Para salir del conflicto y para entrar en uno mismo.


De niña, mi abuela me contaba el cuento del Lobo y los Siete Cabritillos, con las modificaciones normales que sufren las historias orales respecto de las versiones originales.

Resumiendo. El cuento decía que un lobo se comía a seis cabritillos y el séptimo lograba esconderse, para finalmente, denunciarlo. Lo encontraban dormido, le abrían la tripa, salían los pequeños y llenaban su estómago de piedras. Despierto por la sed, al inclinarse para beber se caía por el peso y moría ahogado.

Pero yo tengo otra versión para ti.

El cabritillo estaba asustado por la visita del lobo, aunque la reacción de los adultos no le tranquilizó en absoluto.

Fue al río. Vio al lobo que se estaba ahogando y le ayudó a salir echándole una cuerda y atando el extremo a un árbol.

Tardó algunos minutos en reponerse el lobo. Miró al pequeño y le preguntó qué hacía allí. Nuestro amigo le dijo: tú te alimentas de carne y yo de vegetales. Si los humanos te prohíben comernos ¿de qué vivirás?

He venido a dejar que me comas. Antes he devorado un montón de hierbas.

El lobo le miró con ternura y le confesó. Yo, como tú, en realidad, me alimento de cariño.

Gracias, amigo.

***


Gracias a personas como tú conseguiremos que el final sea feliz.

Gracias, Malala






viernes, 10 de octubre de 2014

RESPONSABILIDAD











Hay momentos difíciles en los que tenemos que asumir nuestra responsabilidad. Una vez situados en esa actitud hay que mirar al cielo.

Esta elevación es solo para que las sombras de aquellos que eluden su responsabilidad no nos confundan y nos hagan pensar que no estamos actuando como debemos.


Podríamos no saber qué hacer, pero lo importante es que estamos esperando saber con todas las consecuencias.




miércoles, 8 de octubre de 2014

IZQUIERDA DERECHA





(Fotografía de Manuel Muñoz)



Cuando Rafa Nadal elogia a quien le ha vencido, las manos se rompen aplaudiendo.

Cuando alguien se mantiene en lo que dijo porque le parecía lo mejor, da seguridad aunque esté en minoría.

La seguridad en política es un valor. Lo nuevo da vértigo.

El vértigo se gestiona de dos maneras: con los prejuicios que son un asidero o con la inocencia de quien propone lo que cree que se puede hacer para avanzar “todos”, aunque solo sea unos pasos.

El prejuicio está en dividir a la sociedad en derecha e izquierda.

El valor está en mirar viendo a través de los “dos ojos” del rostro social.

Es cierto que la derecha ha hecho suyos todos los avances de la izquierda sin haber arriesgado nada por conseguirlos, pero también lo es que hay mucha gente que vota a la derecha y se comporta en su vida como si fuera de izquierdas y al revés.

La capacidad de conectar con una mayoría es un don. Las ideas pueden ser las mismas, pero dichas por uno u otro llegan o no a su destino porque la música que las envuelve tiene ritmo. Sus oyentes esperan escucharlas porque ellos dirían lo mismo si tuvieran todos los datos.

Los partidos políticos son una avanzadilla para conseguir información sobre el origen de los hechos. Los ciudadanos tenemos derecho a esa información.

Entender los problemas enriquece la capacidad de decidir responsablemente.








Escuchando a PILAR ALCOLEA









jueves, 2 de octubre de 2014

A LOS BOMBEROS DE ZARAGOZA







A los Bomberos de Zaragoza:

Quiero compartir con vosotros lo siguiente:

Julia, mi nieta, tiene poco más de cuatro años y ayer me dijo: 
"Quiero estar en el grupo de buena gente. Quiero ser bombera". 

Fue algo espontáneo, porque yo no le conté que vosotros
"no rescatáis bancos sino personas".

Le encantó una visita organizada por el colegio a vuestras dependencias.

Gracias por esa labor que realizáis. Sois auténticos héroes.











miércoles, 1 de octubre de 2014

MIRAR Y VER





Resuelve ese misterio.
Sin aquellos dibujos (los del libro) no habría imagen, 
pero la imagen no está en ellos, sino en la actitud que adoptas al mirar. 
¿Lo ves?


El Ojo Mágico-Marc Grossman


Mirar bien,
equilibrar pasado y futuro,
para ver el presente.