martes, 30 de junio de 2015

NANAS PARA MI NIETA





Te voy a contar un cuento
un cuento chiquirritín,
se lo contaba a tu madre
y lo canto para ti.

Mi cuento tiene una niña
un campo, también la mar
un príncipe y un mendigo
y un montón de cosas más

Mi cuento tiene una ola
que hizo a un barco naufragar
y una sirena que supo
a un capitán rescatar

Mi cuento tiene un mendigo
que un día pescó a ese pez
ese pez que le rogaba
vuélveme al mar otra vez.

Mi cuento tiene una ola
que al lado de un barco está.
Un pez, una caracola
y una sirena en la mar

Te voy a contar un cuento
un cuento chiquirritín
tendrás que cerrar los ojos
y así soñarás feliz

Mi cuento tiene una niña
un sueño y un despertar
unos padres sorprendidos
y felices sin parar.

El príncipe era marino
y la sirenita azul
en el cielo se encontraron
porque los mirabas tú.

Te pido que ahora me cuentes
lo que antes yo te conté
para que sueñe contigo
y feliz despertaré





viernes, 26 de junio de 2015

JUAN ANTONIO JIMENEZ en el 2008

Cerámica Juan Antonio Jiménez



Una exposición que no se olvida.





Voltea la imágen y aparece un diábolo. Imagina el hilo que le hace girar.

Mira esa gota que sale al encuentro de la que cae. Observa esos dos puntos que esperan oir lo tuyo (también lo mío y lo de todo el mundo).

Gota a gota fue una exposición con espacio y llena de luz, como dicen esos cuencos respirando vitalidad.

Que cada uno pueda aportar lo suyo dice bien de quien propone compartir su idea a través de esa materia original que nos une: El barro.

Gracias, Juan Antonio Jiménez, por tu generosidad.




martes, 23 de junio de 2015

CONVERSACIONES






Hay una notable diferencia entre “ponerse en el lugar de los demás” para saber qué ven y entender sus reacciones y “ponerse en el lugar de los demás” para decirles que en ese lugar no deberían estar y sentenciar “que tienen un problema de ética y moral, además de un comportamiento inmaduro”.

Con la primera actitud me identifico plenamente. Asumo la responsabilidad de mis hechos y dejo libres a los otros para que hagan lo que su naturaleza les permita.

No seré yo quien les examine, pues necesito todo ese tiempo para juzgarme y pedirme cuentas por el resultado de mi comportamiento.

“Por sus hechos los conoceréis”, decía un filósofo. Y yo quiero conocerme para poder contarme cómo soy.





.../...

viernes, 19 de junio de 2015

JUAN CARLOS GANDARILLAS


(Zaragoza - El Pilar en el Ebro)



(Invierno 2002 - un sábado de febrero)


Paula tenía pocos meses y estaba atenta. Escuchaba voces nuevas que concentraban su atención y alguna caricia que dibujaba los límites de su rostro. La miraba Juancarlos ofreciéndole un lugar desde donde mirarse. Alegría y generosidad, distribuidos por igual, en un rostro de matemático distraído.

Gandarilla podría ser una fruta, el matiz de un color (verde gandarilla)... la vereda a tomar para no perder esa capacidad de asombro nacida en el misterioso mundo de los niños. O quizás una lámpara. La de ese genio paciente, que espera ser liberado en las notas musicales de unas manos llenas de amistad.

Esperará un poquito más de la cuenta... pero merece la pena.



jueves, 18 de junio de 2015

AGUSTÍN y GARCÍA LORCA



Queridos Julia y Agustín.

Deduzco que a Agustín le gusta García Lorca y ha querido hacerle una segunda voz, es decir, describir con otras palabras el sentimiento que le ha producido leer alguno de sus versos. Es un buen ejercicio y querer compartirlo, cariñoso.

Escribir sienta bien porque el papel nos sirve de espejo donde proyectarnos, pero ese ejercicio podemos hacerlo con cualquier actividad para la que estemos preparados o simplemente siendo espectadores de los demás, como si la vida fuera una obra de teatro. Normalmente no damos importancia a lo que realmente la tiene. Por ejemplo: un buen sastre. Tener la fortuna de encontrar a un profesional que se concentre en la confección de una prenda para subrayar la elegancia que de otra manera estaría escondida, no tiene precio. La hospitalidad es otro regalo que solo puede pagarse quedando en deuda y vuestra casa es un ejemplo.

Podría describir multitud de hechos y actitudes que nos llenan la vida de color aunque no nos hagan famosos. Lo importante es la autoestima (no la vanidad), porque únicamente con esa medida podremos valorar a los demás como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

Recuerdo con mucho cariño los momentos que he pasado en Santander y me alegra saber que estáis bien a través de vuestra carta.

Un fuerte abrazo.

martes, 16 de junio de 2015

RECUERDOS DE PASADOS ENCUENTROS - EN SOS 2011




El viaje a Sos empezó de una manera entrañable. Chelo y yo no teníamos medio de transporte para desplazarnos y los organizadores del Festival, Quique y Nacho nos ofrecieron llevarnos en su coche-palacio junto a Gonzalo Capitani y Carolina González. Fuimos puntuales para estar a la altura del AVE. Los profes llegaron a las 9 en punto de Madrid y nos costó poco organizar todo el equipaje en el amplio maletero. Salimos inmediatamente con dirección a nuestro destino.

Durante el viaje hablamos sin parar y casi sin darnos cuenta llegamos a Sos. Con un “hasta luego” nos despedimos de Gonzalo, Carolina y de Nacho a quien junto con Kike, les estaremos siempre agradecidas por no habernos dejado sin Festival. Su forma de organizar transmite cercanía. Es muy buena esa sensación de que toda va sobre ruedas. Da confianza y eso te hace bailar mejor.

Chelo y yo nos alojamos en el Hotel Vinacua. Tomamos posesión de las habitaciones y nos incorporamos a la partitura que los organizadores habían marcado con muy buen ritmo. Clases, milongas, paseos, comidas, espectáculo, tango, risas, camaradería, encuentros…

Os cuento:

Las clases.- Gonzalo y Carolina nos propusieron tomar conciencia de una secuencia tanguera. Caminar, girar, sacar, volver. En primer lugar, ejemplo de la frase completa y luego separación de los ingredientes. Parece más difícil de lo que es porque los cocineros tenemos distintas medidas, gustos, posibilidades… sin embargo al final lo conseguimos. Conseguimos apreciar el paso bien hecho, dar importancia a lo que suele pasarnos desapercibido. No sentimos atendidos por ellos, siempre dispuestos a resolver las dudas que surgían por comparación entre unos y otros.

Las milongas.- Para “bailar y clasear” hace falta música. Dos chicas de “El GaraGe” se ocuparon y preocuparon para que los tangos estuvieran a la altura de las expectativas. Todavía suenan los aplausos. Recordaremos a quienes quieren contratarlas que tenemos el “copyright” de Esther del Campo y Carmen Rutia.

Camaradería y encuentros.- A Esther le propusieron pinchar la música y ella ofreció a todos los DJ de “El GaraGe” compartir su espacio. Carmen Rutia le acompañó. Los demás en espíritu por causa de agendas. Esther es una figura clave de nuestra Asociación por esa hospitalidad. Carmen también, por la misma razón. Actitudes como las suyas siembran generosidad y esa cosecha la disfrutamos todos.

Los paseos.- En la pista nos encontramos, una vez más, con los amigos. Además de bailar, paseamos por un Sos que se nubló para que su belleza no nos distrajera demasiado tiempo del que debíamos dedicar al tango

Las comidas y cenas.- Comimos, reímos. Reímos y comimos. Nos sorprendió Jesús María Iso, Alcalde de Sos. Cenó con nosotros en el Parador y cuando todos esperábamos el discurso de rigor se arrancó cantando un tango “a capela”. Le acompañamos y agradecimos que fuera uno más entre nosotros. La implicación de los Ayuntamientos en estos eventos abren puertas y multiplican espectativas.

Espectáculo.- David y Pilar, además de iniciar a futuros tangueros en el paso básico, bailaron un poema de Alonso Cordel. Chelo y yo nos lo perdimos por llegar un día más tarde. ¡Por favor, que se repita!

Clases.- Gonzalo Capitani y Carolina González dieron una clase magistral. En las piezas que bailaron se adivinaban distintos idiomas musicales, además de equilibrio y empatía. Apenas exhibieron lo que saben, y hay que saber mucho para dejar espacio libre a los demás sin querer ser protagonistas. La discreción está arropada por la autoestima y la combinación de ese cóctel no es fácil conseguirla.

Al final, despedida.- En ese momento siempre escuchamos “Volver”. Y podemos volver porque siempre hay gente que trabaja para ello. El equipo directivo GaraGero está ahí, en la sombra. Sin ellos no tendríamos luz para bailar. Gracias, gracias a todos y a todas (como diría Lola), por todo.

¡Qué bien sientan estos encuentros!





domingo, 14 de junio de 2015

RECORDANDO EL TRANSPIRENAICO en el 2009


(Firulete - Susana Negri)


Hace unos cuantos siglos alguien tuvo un “Sueño Transpirenaico”.

Hubo un Rey llamado Pedro II de Aragón que quiso bailar cierta idea innovadora y tropezó con los “puristas”. Llamaron su atención unos hombres vestidos de negro que no comulgaban con algunas rígidas normas uniformadoras del pensamiento. Estos hombres (y mujeres como diría nuestra Presidenta) pretendían recorrer la pista sin hacer alardes, y permitir, de esta manera, que todo el mundo pudiera bailar. Los cátaros, también llamados “buenos hombres”, fueron uno de tantos compases de ese sueño que se repite una y otra vez.
Hace unos cuantos años que la ciudad de Zaragoza se encuentra hermanada institucionalmente con las ciudades de Pau (Francia) ; Biarritz (Francia) ; Zaragoza (Guatemala); La Plata (Argentina); León (Nicaragua); Belén (Palestina); Tijuana (México); Móstoles (España); Ponce (Puerto Rico); Coimbra (Portugal), y tiene especiales relaciones bilaterales de colaboración con las ciudades de Toulouse (Francia); Mostar (Bosnia-Herzegovina); Tirana (Albania); Yulín (China) y Ploiesti (Rumania).
Hoy tenemos la realidad de un itinerario de ida i vuelta dibujado en sus comienzos entre Ibos, San Sebastián y Zaragoza.

Paso a paso hemos ido dinamizando el sentimiento de hermandad entre nosotros (y nosotras) y ampliado el espacio a todas las Asociaciones que reconocen solo aquella frontera que excluye elegantemente al mal humor.

“Buen amigo” es el título de un entrañable tango de Julio De Caro, que estamos acostumbrados a oír en nuestra milonga. Se baila desde el cariño que provoca ser testigos de este extraordinario ambiente tanguero.

Confiamos en que todos (y todas) defenderemos con todos los recursos que tenemos a nuestro alcance, ese ritmo que nos lleva de una asociación hermana a otra sin perder el equilibrio.

La próxima tanda se bailará en IBOS. Aquí está el testigo.

***







viernes, 12 de junio de 2015

EL TANGO CON DARIO - Viaje a Buenos Aires en el 2001





Zaragoza nos despidió compartiendo con nosotras la interrogante de un viaje inesperado.

Aprovechamos los "pasillos" del tiempo entre vuelos para ver a la familia, y conocer algún aeropuerto, "aeroparque", como dirían ellos.

Pasadas 26 horas desde que salimos de casa, la entrada en Buenos Aires no pudo ser mejor. Silvia nos recibió con la hospitalidad del propio nombre, preludio de una acogida intemporal.

Desde su coche los primeros contrastes. Atravesamos un barrio lleno de sueños pendientes y alguna pesadilla, pero el final del camino, como la misma vida, terminaba en el paraíso. Una casa (que sería la nuestra durante esos días) rodeada de naturaleza verde, árboles, jardines, pájaros y algún habitante más que luego nos visitaría, modificó la primera impresión de inquietud. Pero quedarse solas en un espacio tan abierto nos preocupaba un poco.

Silvia nos dejó instalándonos, pero poco duró este abandono. Menos que la cortina entre dos tangos. Enseguida volvió acompañada. Este intervalo parecía hecho a propósito para subrayar la llegada de Juan, el alma de una casa que hasta entonces había estado vacía. Juan nos guardaría día y noche, añadiendo a su seguridad un ritmo en nuestro descontrol horario. El café del desayuno y el de regreso (no importaba la hora que marcase el reloj) mantenía el latido cotidiano que tiene el hogar.

El recibimiento lo enriqueció Teresa con unas exquisitas empanadas que renovaron nuestras energías y cuya receta no llegamos a conocer.

¡Qué decir de Zaida!, la pequeña hija de Silvia. Tan pocos años para tanta madurez.

Nos volvieron a dejaron solas un ratito. Digo bien solas. La soledad precisa un paisaje especial y estaba perfectamente protegida nuestra intimidad por ese excelente guardián que compartió nuestro viaje.

El Club de Leones y el Rotary Club tuvieron la cálida idea de invitarnos a una reunión de "familia" y a la cena posterior cocinada por las "chicas". Una placa conmemorativa deja constancia de su amabilidad con nosotras, además de un "corazoncito" (un símbolo del Club)  que nos hizo latir con ellos.

Terminado el encuentro fuimos a perdernos por Buenos Aires. Exactamente perdernos. A pesar de que no bailamos esa noche, fueron tres horas de paseo con encanto: San Telmo, Piedras, Corrientes, La Ideal-no vista, Casa Rosada… Café Tortoni-no visto...

El regreso a casa. La sorpresa de volver escoltadas por una patrulla de la policía nos hizo comprobar que las advertencias de prevención "exageradas" en su momento, se quedaban chicas comparadas con la inseguridad equivalente a la protección recibida.

Silvia tenía compromisos al día siguiente. Decidimos hacer el viaje solas. Remis, tren, autobús, en total dos horas y media para recorrer los 35 kms que nos separaba de Buenos Aires. Flora nos esperaba en su casa para comer. Después nos llevaría a la milonga Sin Rumbo, un lugar amplio donde bailamos los primeros tangos con acento (aunque hay quien pronuncia muy bien en Zaragoza, Córdoba, Granada, Madrid...)
....

Esta crónica solo habla de una parte del viaje. Hubo mucho más. Realmente fue un premio inolvidable en el que el dinero ocupó su lugar, es decir, NO ESTUVO.
....

Con mi cariño a todos aquellos que conocimos, gracias a la hospitalidad de Silvia Arzac.





miércoles, 10 de junio de 2015

RECUERDOS DE PASADO ENCUENTROS - GRANADA 2002



FESTIVAL DE TANGO DE GRANADA

Cuando se dice de una ciudad que es acogedora, se está hablando bien de sus ciudadanos. Granada es un ejemplo. Del 7 al 10 de marzo de 2002, ocho personas decidimos disfrutar de ella y sorprendernos con la propuesta del decimocuarto festival de Tango que organiza Horacio Rébora.

Lo que vimos en el teatro nos supo a poco y es que, como ha quedado reflejado en el libro “El porvenir de una pasión – Crónicas de diez años del Festival Internacional de Tango en Granada”, el listón está muy alto. Las fiestas de trasnoche adolecieron de falta de espacio, no se sabe si por problemas de última hora o no contar con la incorporación de tanta gente joven. Tuvimos que oír aquello tan conocido de “...respeten la línea de baile”, “... ¡ganchos no!”. Pero nada pudo impedir que todo el mundo bailase.

Aspecto importante es el alimento. Cuando queríamos reponer líquido nos sorprendían con una tapa distinta obsequio de la casa, detalle que alimentaba también el espíritu.

No es bueno comer solo tango y Granada ofreció variedad. Comprobamos como la ciudad reconoce a sus artistas del graffiti incorporando estos dibujantes callejeros a una ruta recomendada. Nos inquietó una impresionante exposición fotográfica de Richard Avedon.

No seguiré contando paseos, atardeceres, conversaciones, para no dar envidia a quienes no pudieron acompañarnos. Solo una información para ilustrar la importancia que para la posteridad puede suponer la asistencia a este evento. Juan Manuel García Vela, socio nº 22, ha sido inmortalizado en la página 17 del libro antes citado.

Gracias a Tato Rébora y a todo su equipo por seguir ahí. Volveremos.

***

martes, 9 de junio de 2015

RECUERDOS DE PASADOS ENCUENTROS - BEIRE 2001











Empezando bien el día, las posibilidades de que transcurra felizmente aumentan en proporción al número de personas que desayunan juntas. Un desayuno compartido es capaz de sustituir cualquier nublado individualista por la capacidad de comprender al otro y si, además, este ejercicio se extiende a comida y cena, la armonía es total. Esto es lo que ocurrió en el viaje a Beire.

A través de "Agata" de Bilbao, el Ayuntamiento de Beire nos invitó a participar en la celebración de su semana cultural el pasado domingo 26 de agosto. Esta localidad fue punto de encuentro para alguno de los desplazados a Tarbes y los socios que, desde Zaragoza, viajaron a este hermoso rincón de Navarra. Bilbao y San Sebastián estuvieron excelentemente representados.

La hospitalidad de quienes organizaron este encuentro, merece una doble carta de agradecimiento. A la Asociación Agata como tal y al Ayuntamiento personalizado en su Concejala de Cultura.

Olite, a tres kilómetros de nuestro destino, transformó su calle principal en mercadillo del medievo. Con tal puesta en escena nos rendimos a la curiosidad de recorrer su Castillo y en ello se nos fue parte de la mañana subiendo y bajando escaleras, o abriendo y cerrando las puertas de una imaginación que nos llevaba a otra época muy bien superada.

El calor, la sed y la distancia del desayuno, aconsejaba un vermut que no pudo ser porque nos esperaba una excelente comida a hora fija. Mereció la pena esta puntualidad y dimos buena cuenta de cuanto nos ofrecieron. La cordialidad era tal que hasta siesta hubo para aquellos que tienen programado, con esta secuencia, su reloj biológico.

Restaurada nuestra personalidad tanguera, bailamos, que era para lo que íbamos y gustó. Salvo un grupo incondicional de espectadores que nos acompañaron durante la hora y media de exhibición, el público iba cambiando de fisonomía (aunque no de número), como corresponde a un día festivo en el que hay multitud de cosas por disfrutar.

El número 10 tiene, entre otros muchos, un sobresaliente significado. Está formado por el "cero" o punto de partida y el uno que representa a todos y cada uno de los que compartieron una entrañable jornada.

Dejamos la promesa de estar a la recíproca, aunque el listón estuviera colocado tan alto como para obligarnos a encontrar esa puerta que a veces se nos cierra por error. La de la imaginación, teniendo en cuenta que sólo ella puede desvelarnos dónde está su llave.

Y para darnos pistas, terminamos el día en Casetas. Como empezamos. En una terraza al aire libre. Allí, además de algunos bocadillos, incorporamos lo mejor de cada uno de nosotros, en nosotros mismos.

Habrá una próxima vez para aquellos que hayan sentido una sana envidia.



****


lunes, 8 de junio de 2015

RECUERDOS DE PASADOS ENCUENTROS - SANTANDER 2002

Dibujo de María Lafarga VI Encuentro Nacional de Aficionados al Tango
24, 25 y 26 de mayo de 2002

Fuimos llegando en distinto tiempo a esa hermosa ciudad que nos acogió durante el fin de semana. Quienes tuvieron la fortuna de adelantar al viernes el viaje, pudieron disfrutar un poco más del mítico paisaje cántabro y pasearlo.

“La Capillita” se volcó. Nos alojaron en unos excelentes hoteles. Como centro de operaciones el “Santemar”, donde, para no robar tiempo al tango, se organizaron las comidas y milongas. Así la comodidad estaba garantizada.

Cada cual eligió donde comer el sábado. Dio tiempo a sestear antes de la reunión que mantuvimos con, Agata (San Sebastián), Garúa (Bilbao), Patio de Tango (Barcelona), Tangoneón (Madrid), Tarazona Tango (Tarazona), Club de Tango y Valencia Tango (Valencia), Vallisoletango (Valladolid); Tangueando Ibos (Tarbes-Francia) y Sttugar y Munich (Alemania) y “El GaraGe” (Zaragoza). Asturias no tiene asociación, pero también la representaron.

“La Capillita” nos dio la bienvenida. Expresaron su sorpresa por la masiva asistencia de tanguer@s que, de no haber tenido que poner tope a las inscripciones por estrictas cuestiones de espacio físico, hubieran sido el doble.

Después de las presentaciones y algún asunto puntual sobre las dificultades surgidas entre profesionales y aficionados, se pasó a lo más espinoso: qué ciudad se haría cargo de la organización del próximo encuentro. El “pastel” le tocó a Castellón. Alguien protestó porque no fueran ellos (no había nadie de Castellón) quienes defendieran el proyecto, pero tenía buenos avalistas en Tangoneón que decían apadrinarlos. Convencieron y les votamos.

Nos retiramos para recomponer la imagen y acudir a la convocatoria de los organismos oficiales que habían apoyado este encuentro. El Ayuntamiento puso a nuestra disposición un par de autobuses urbanos. En ellos nos trasladaron a las caballerizas* reales transformadas en un conjunto de habitaciones que se utilizan para albergar los cursos que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Están ubicadas en el entorno del Palacio de la Magdalena. Lamentablemente y por razones de seguridad no pudimos visitar este emblemático edificio, ocupado en actos oficiales.

Nos obsequiaron con un tentempié ofrecido por unos señores vestidos de camareros. Escuchamos al Concejal de Turismo, sr. Goya dirigirnos unas improvisadas palabras en las que se adivinaba la sorpresa de tener que hablar para tanta gente. El asombro fue sincero...y corto. Teníamos una cita con el tango.
Por fin la hora mágica. El salón grande y hermoso. La cena trufada de impaciencia y solo faltó que nos dijeran que se podía bailar entre plato y plato. Más de un@ se quedó sin comer como mandan los cánones, pues a partir de ese anuncio estuvo la pista llena. Duró la milonga hasta pasadas las cinco de la madrugada.
El desayuno a tono con la necesidad de reponer energía. El ánimo alto a pesar de la lluvia, pues ell@s habían pensado en todo y tenían un lugar alternativo donde cumplir con el programa que decía “baile en la calle”. Nos acogió FEVE (Ferrocarriles de Vía Estrecha) en su estación, pareciendo subrayar que estábamos de paso.

A las 14,00 horas teníamos música en los pies, pero también el desayuno. Nos llevaron los amables conductores del transporte público al hotel donde esperaba la comida. También había programada la consiguiente milonga, pero llamaba la atención que la pista estuviera vacía. Nadie salió marcándose un tanguito hasta después del postre. Cargado el compás se bailó como siempre, intercambiando giros y cadencias, en brazos del silencio.

Se hizo un paréntesis para escuchar el agradecimiento de quien preside “La Capillita” y cada una de las Asociaciones se lo devolvió multiplicado.

“El GaraGe” se llenó de aire pasiego:

“Mañana, mañanita /
mañana de llover, de llover /
así estaba la mañana cuando te empecé a querer.
Mañana, mañanita /
mañana de nevar, de nevar /
así estaba la mañana cuando te empecé a olvidar.

Para tararear en público esta hermosa canción cántabra hay que tener los nervios templados, pero se pudo recitar con un cierto aplomo.

Para nosotros será inolvidable este encuentro. Quisiéramos que si Zaragoza alguna vez decide organizar, vengan todos los que allí estuvieron.

Volvió la lluvia, esta vez concentrada en unos presidenciales ojos que dieron por buenos todos los inevitables desvelos que se producen cuando se trata de poner de acuerdo a más de tres. Emocionó a más de cuatro.

Resumiendo:
Os damos las gracias por ese esfuerzo imprescindible para que bailar parezca que no cuesta nada.

* Entre canapé y canapé (que no comí, pues me reservaba para la cena) encontré una feliz asociación entre caballerizas (burros) y universitarios. En Cantabria existe una Asociación de Amigos del Burro. Le dicen paciente a ese animal que tiene su héroe en “Platero” y esta paciencia me pareció semejante a la de aquellos estudiantes que tienen que justificar a quien enseña y al mismo tiempo esperar que llegue ese minuto de lucidez en el que se aprende porque nos “prendamos” de nosotros mismos.




sábado, 6 de junio de 2015

RECORDANDO A CARLOS MENDO

(Dibujo de Isabela)

Te escuchaba todas las noches en la Cadena Ser. Unas veces me hacías sonreír y otras me enfadabas según el calibre de los argumentos con los que defendías tu posición “derechona”. En absoluto estaba de acuerdo contigo y sin embargo felicitaba al programa por tener la oportunidad de escuchar cómo un hombre conservador defendía sus convicciones noblemente.

Me gusta decir de mí que soy “roja perdida” porque me encuentro en esa concepción de la sociedad atribuida a la izquierda, pero al mismo tiempo me siento “como en casa” en cualquier actitud de origen bondadoso venga de donde venga, aunque haya salido de una idea supuestamente contraria a la mía.

Son muchos los aspectos por los que me alegró la victoria de la Selección Española y estoy segura de que a ti también.

Que “la roja” nos representara a todos los españoles fue mágico. Que la “bandera nacional” dejara de ser madrastra, entrañable. Que el entrenador fuera uno más, como lo fueron todos y cada uno de los futbolistas nos permitió ver un equipo invencible.

Sólo faltó una página y esa solo se hubiera escrito si en lugar de ganar hubieran perdido.

En el deporte se trata de que “gane el mejor” y si esta convicción la tuviésemos interiorizada sus efectos cambiarían espectacularmente la sociedad.

Perder y no enfadarse es admirable.

Admiraba que fueras capaz de quedarte solo frente a todos los contertulios y volvieras al día siguiente sin heridas ni rencores, con la intención de convencernos de lo que tú creías era lo mejor.

Admirar tiene efectos bondadosos.

Gracias y hasta siempre, querido Carlos Mendo.

***

viernes, 5 de junio de 2015

A JULIA, OTRA VEZ





Querida Julia:

Muchas veces caminas de puntillas. Yo también lo hacía y a mi madre le decían que de mayor sería bailarina.

Bailo, es verdad y esa posición me facilita los giros. Pero hubo algo más.

Tuve que asumir una pequeña "descompostura" en las piernas. Las rodillas giraban demasiado hacia adentro y esa elevación apoyada en el empeine corregía el defecto. Un ejemplo de cómo lo que nos ocurre tiene aspectos ambivalentes.

En la vida todo es bueno, aunque no todo al mismo tiempo.







martes, 2 de junio de 2015

ÉRASE UNA VEZ ... CUANDO ÉRAMOS NIÑOS

                                                                 

   ¿Conoces a este hombre?     





Paseando llegó hasta un lago. Tenía sed y al inclinarse para beber vio reflejado el bello rostro de una doncella. Quiso acariciarla y en su lugar pescó un pez. Ante su asombro éste le rogó: ¡Por favor, amigo mío, devuélveme al río. Todavía no es mi hora! Así lo hizo y como premio, un diamante saltó a su mano.

Todavía conmocionado siguió caminando. Al poco se encontró con una impresionante montaña. Creyó oír la voz de una mujer pidiendo auxilio y quiso socorrerla. Sin saber cómo, se halló en su interior y tuvo miedo. En aquella absoluta oscuridad descubrió una lejana lucecita. El diamante que en su mano llevaba hizo de espejo y el resplandor se multiplicó. Sólo tuvo que seguir aquel luminoso hilo y en pocos momentos estaba fuera de la caverna.  Al alejarse y volver la cabeza se encontró que la montaña había desaparecido y en su lugar había un dragón vencido. A su lado una feliz mujer sostenía triunfante una pequeña espada dorada.

Envanecido por la que creía su hazaña tomó en sus manos el trofeo sin tener en cuenta a su portadora. La mujer desapareció y la espada tomó un aspecto negruzco, tenebroso.



Desde entonces, afligido por una inmensa pena, el hombre busca su imagen perdida.