viernes, 29 de enero de 2016

MI LIBRO









"El Tango con Darío" se puede leer en la Biblioteca Pública de Zaragoza.

También está traducido al braille.


.../...

miércoles, 27 de enero de 2016

BUENOS AIRES EN EL 2001

                                                          (Dedicándole un libro a Teresa)


Zaragoza (España)  invierno 2001

            Queridísima Teresa. El tiempo parece que empuja y pasamos de largo llevados por una inercia que nos domina. Llegamos donde no queremos y regresamos al punto de partida, para comenzar de nuevo esa tonta rutina. Es el esssstressss. Pero no queremos de "eso".
Nos interesa otro estilo de empanada (no mental) sino exquisitamente física. Aquella tan inolvidable, que no pudimos grabar por las prisas y que tú tan amorosamente cocinas. (¿Enviarás la receta?)
Ahí van las fotos donde tú apareces. La cámara se detuvo poco en ti. La cámara.
En nuestro cariño te quedaste para siempre.

BUENOS AIRES EN EL AÑO 2001





¿Un café?

El silencio puede dibujarse con unos puntos suspensivos. Es el preludio de algo que va a ocurrir. La tierra del misterio, la inocencia.

Déjame, pasear por  tu nombre.

No me fui, me alojé inesperadamente. En ese corto espacio de tiempo pintaste el azul de mis ojos, la ternura te descubrió a ti (he ahí la sorpresa) y conversamos.

Es relativamente fácil luchar con la naturaleza, sólo hay que conocer sus códigos. Pero ¿cómo enfrentarse al misterio de uno mismo? La batalla más dura se libra en el corazón del hombre y en esa guerra sí que es necesario un guardián dispuesto a soportar los mayores desafíos. Un vigilante protector de esos aspectos desconocidos que surgen, a veces, sin que podamos controlarlos.

¿Por qué miedo al espejo?

Mira, la vida está llena de respuestas y nos reta a encontrar la pregunta adecuada. Es como si bailase con nosotros el mejor de los tangos.

Mira, ¿no ves lo que yo veo?

Un hombre generoso, lleno de ternura, que se resiste a dejar de ser niño.

Amigo mío, mira.
                                               Mírate en mis ojos.





lunes, 25 de enero de 2016

UNA VEZ MÁS, EL TANGO

Dibujo de Anita Brus



Escucho “La Ventana” el último día del 2007. Se habla de la emoción que provoca el tango y no puedo evitar participar en esa conversación. Hace diez años que empecé a bailarlo y fruto de ello nació “El Tango con Darío”.

Piaget explica clara y sencillamente las distintas etapas que recorre el niño hasta alcanzar la madurez. Freud descubre el inevitable zigzag en el que nos movemos cuando afrontamos ese emocionante viaje que nos lleva a encontrarnos con nosotros mismos.

Me piden que hable del tango. Seduce hablar de la emoción porque solo hay una manera de hacerlo: estando emocionada.

El tango emociona porque es un idioma universal que puede contar, con todos sus matices, la aventura humana. Todo lo que rodea esta danza habla de actitudes correctas.

Bailar tango es una provocación para hablar de nosotros mismos y en ese camino, son indispensables el compañero y nuestro equilibrio.

 Hablar es viajar, distanciarse de uno mismo para incorporar “lo demás” y en este difícil proceso hay que sumergirse en la paradoja.

 Esta danza no podría interpretarse de otra manera. Dejaría de ser tango.







viernes, 22 de enero de 2016

SOBRE EL TANGO





La mano derecha enlaza con la izquierda masculina.
Pasado y futuro se unen.

La izquierda femenina y la derecha masculina se enlazan.
El presente, es realmente quien dirige.

Pasado y futuro son la ilusión del presente. El presente  es lo único que existe. (Emerson decía: "Cada día es el mejor del año").

El presente sería el centro de nosotros mismos.

Fuera están los cantos de sirena.  (La música)
 






La salvación de este escollo estaría en oírse uno mismo. Oír el propio nombre. (El oído)

Para este juego son imprescindibles hombre y mujer.

Los ingredientes de este misterioso cóctel,  son al 50% entre ambos aspectos. El resultado: La conciencia de Ser. La individualidad, (no el individualismo)

Pero hay errores, claro. La clave está en saberlos y, sobre todo, aceptarlos.

El sufrimiento psicológico nace en aspectos nuestros repudiados. Al no reconocerlos toman una entidad mayor que la que les correspondería y ocupan un espacio excesivo. Esto duele. El dolor, el sufrimiento avisa de que no lo estamos haciendo bien.


No puedes volver a bailar el tango anterior.
El tango es presente puro.




jueves, 21 de enero de 2016

EL EQUILIBRIO




En el tango hay un punto de equilibrio perfecto. Conseguirlo es difícil porque depende de dos.

Desplazarse sobre la pista deletreando correctamente la indicación del compañero.

Llegar a tiempo para empezar el siguiente paso sin perder ritmo.

No cargar el peso en el hombro que te sirve de apoyo.

Oír el tema y saber escuchar cómo quiere interpretarlo quien te acompaña.

Saber proponer sin que suene a mando.

El tango es como la vida misma.






miércoles, 20 de enero de 2016

EL TANGO CON DARÍO - Prologado por Rafael Flores





 


Todo niño, perdón, libro, necesita un padrino. En aquel momento no conocía a Rafael Flores personalmente, por eso mi agradecimiento es mayor. Le pedí que lo hiciera y tuvo la amabilidad de prologar mi proyecto.

Rafael Flores - 14 de marzo de 2000
El tango en el mundo ya ha trascendido aquel brochazo expresionista de su danza asombrándonos en inesperado local de una plaza de México... al que nos acercamos porque el imán de su música nos llamó. O, la sorpresa casi escandalosa vivida en la estación central de trenes en Zurich, donde unos tres mil quinientos suizos/as -con su alcalde- bailaron tango hasta las cinco de la mañana, el 3 de julio de 1999. Trasciende ahora el tango esos asombros porque cada vez es más de nadie... y por ello de todos. Empieza a ser de cada uno, cotidiano y fértil.
Llega casi constante el goteo de informaciones de que ciertos cantantes o cineastas incluyeron tangos en el repertorio de sus obras. A nuestro sentir, aparte de reconocer la importancia de que un artista de moda descubra las posibilidades expresivas y comerciales del tango, interesa que gente como María Bernad, en la ciudad de Zaragoza -como cualquier ciudad tan cerca y tan lejos de Buenos Aires- se encuentre consigo misma a través del tango. Su libro desde las primeras páginas, es una invitación a bailar sin rodeos, a sabiendas de que la danza es irreductible a otro lenguaje... cuando se danza con las palabras incluso. Declara vivir una profunda experiencia de su mismidad con el otro. Un devenir en sí misma cálida, abierta, siempre cariñosa pero nunca adormecida. Experiencia lúcida al fin, porque si no se tropieza cándidamente y el tango no fue inventado por cándidos. Era más bien gente pícara, mañosa en la creación, gente ejercitada en muchos juegos, a veces de doble registro, del vivir.
María Bernad resignifica los pasos de la danza, las figuras que una larga tradición colectiva por definición fue amasando en patios y pistas. Se la siente en la escritura tan voz de mujer ¿tan cavidad para el tango... y las palabras?, que no faltará quien advierta, como en sueños, que baila con ella cuando lee estas páginas.

27 de marzo de 2001
Ya tenemos libro, querido Rafael. Me decidí a publicarlo yo. Es una experiencia apasionante. Gracias por acompañarme en este trayecto.

martes, 19 de enero de 2016

ZANCADILLAS A KRONOS





A veces, el cariño no se ve
 porque el tiempo lo secuestra en el saco de sus obligaciones,
 pero ahí está.

Cierra los ojos a ese Kronos infantil y mira.

Verás cómo el cariño abraza y la vida vuelve a latir al compás de la felicidad.

Lee bien la partitura.

Si alguien quiere traducirtela recuérdale que, primero, se ocupe de sus obligaciones.











lunes, 18 de enero de 2016

domingo, 17 de enero de 2016

RECORDANDO MIS CONVERSACIONES CON FRANCISCO CARRASQUER en el 2008

















Zaragoza, marzo 2007


Querido Francisco Carrasquer, espero que al recibo de ésta se encuentre bien. ¿Se acuerda? Así empezábamos las cartas no hace tantos años.

Mucho han cambiado algunas cosas, esas que no echan raíces y su obligación es cambiar. Otras permanecen igual, aunque vayan creciendo. Las buenas ideas, en el sentido Machadiano, han prendido con fuerza en las nuevas generaciones y aunque hay una larga lista de injusticias que concienciar ya se ve natural incorporar a lo cotidiano los derechos humanos. Ello gracias a hombres como usted.

El 25 de marzo pasado en Fraga, en el Día Internacional de la Poesía, fuimos muchos los que nos reunimos alrededor de su figura. Ángela Ibáñez, además de admirarle, le quiere y nos habló fundamentalmente de su dimensión humana. No sabe cuánto me hubiese gustado “alucinar en colores” como sus alumnos, cuando les explicaba las experiencias colectivizadoras en Aragón.

Le agradezco que sea como es, porque no es fácil asumir en primera persona el aspecto trágico de la vida. Participar en ese diálogo imposible entre blanco y negro es heroico y ofrecer, como punto de equilibrio, el hogar de un buen corazón como el suyo, imprescindible.

Beltor Brecht hablaba de los hombres imprescindibles, aquellos que luchan durante toda la vida. Dicho de otra manera, aquellos que no pierden la fe en el ser humano y son, por ello, puntos de referencia de la humanidad.

Para participar en su homenaje elegí estos textos que le acompaño. Naturalmente no pude leerlos todos ya que, como le he contado, fuimos muchos y repartimos solidariamente el tiempo.

Espero tener el placer de conocerle personalmente.

Admirado Francisco, desde esa vitalidad reciba un entrañable abrazo.

María Bernad




 

sábado, 16 de enero de 2016

A LOS AMIG@S

(Zaragoza- Parque del Buen Humor)





El destino tiene su heraldo en el niño que, a pesar del parloteo adulto, siempre consigue hablar.

La Amistad sí que es una "pizarra en blanco".

Un lienzo donde se desvela la oculta belleza que imploramos ver, una vez más, aunque solo sea por un minuto.

Un inocente espacio donde escribir, como si fuera la primera vez, "me quiero".

Un eco que nos devuelve la fortaleza para llamar a nuestro yo más lejano.

Un yo del que conocemos muy bien sus espaldas pero nos aterra su rostro.

Un miedo tan infantil como el deseo de un niño que, tapándose los ojos, pretende haber desaparecido.

Un abismo, el de la muerte, tan falso como que el niño es una "pizarra en blanco" .

La amistad siempre es una nueva oportunidad para ese encuentro.





miércoles, 13 de enero de 2016

JOSÉ CAJAL Y SUS CUADROS


Será una copia, pero "original".

Nos habla del tiempo en su mejor aspecto. Los libros pertenecen a épocas diferentes a juzgar por las encuadernaciones. Diría que esa máquina no funciona, pero está ahí por haberse ganado el cariño de su dueño. El embozo que cubre la mesa a modo de mantel no tiene coherencia y ello facilita que la imaginación dibuje el rostro dormido de un fantasma. De los sueños hay que despertar pero las fantasías no lo permiten. Como prueba ahí está ese curioso reloj que no tiene saetas. No puede hablar con el tiempo y nos devuelve al mundo onírico a través de ese cordón-cadena incoherente también.

Pero hay alguien en la habitación.

No fuma. Abrió la ventana para mirar. Dejó esa pipa encima de esos papelitos para que el aire no los moviese más de lo necesario

Lo original, la firma, está en su sitio. El autor no ha querido esconderse. Simplemente ha evitado quitar protagonismo a la escena con su nombre y eso subraya la autoestima de quien ha manejado los pinceles. La caja está vacía de vanidad.

¡Qué tiempo tan bien empleado!



martes, 12 de enero de 2016

CONVERSANDO CON RICARDO ESNAOLA EN EL 2002




....
Aprecio mucho ese deseo de "subvención", pero añadiré una reflexión más.

Quien tiene que subvencionar, "transmitir", "compartir", ofrecer un espacio diferente desde donde la vida tenga sentido, es aquel que tiene una visión donde el término "superior" no es peyorativo, sino que expresa el lugar donde el destino le colocó. No se ve igual el camino desde la cima de una montaña que caminando.

Mi disfrute personal es que, algunas veces, tengo esa visión de altura y al mismo tiempo camino por todo ese espacio que me ofrece esa lucidez. Y sé que es lucidez porque la experiencia es feliz y de esta vivencia nadie está excluido.

Me gusta conversar contigo.
Un abrazo
María



 

viernes, 8 de enero de 2016

NIÑOS NO SIGNIFICA SER CRÍOS

(Dibujos de Isabela- mayo 2011)




Portarnos como críos significa perder de vista al niño que llevamos dentro.
 
 
 
***/***

jueves, 7 de enero de 2016

Iniciativa por un fútbol respetuoso y educativo









Iniciativa por un fútbol respetuoso y educativo


Les escribe Ángel Andrés Jiménez Bonillo, un exárbitro al que las federaciones y los propios comités de árbitros ignoraron cuando les propuso diferentes iniciativas en favor del respeto y la no–violencia  en el fútbol (y en otros deportes). Tampoco otros organismos deportivos o partidos políticos se interesaron por este tema. Los clubes profesionales, tampoco.

Ahora me dirijo, especialmente, a los clubes más modestos, esos en los que se forma la inmensa mayoría de nuestros jóvenes deportistas, y les pido, respetados lectores, que si lo que van a ir leyendo les parece interesante, lo divulguen para que llegue al mayor número de equipos de base. Creo que estos pueden llevar a cabo iniciativas como la que yo propondré en este correo (los profesionales también podrían, y sería maravilloso, por cierto); creo que tienen la bella posibilidad de trabajar día a día en favor de la educación y la deportividad, de la auténtica formación humana de los chavales, siempre buscando eco en los espectadores (la mayoría, familiares de los menores que juegan), cuya actitud es decisiva para que los jóvenes vivan el deporte en su estado más puro y sano.

Lo que les dejo a continuación es una serie de medidas que, a mi parecer, podría ayudar a hacer del fútbol (o de otros deportes a los que pueda venir bien) un referente educativo, una fuente de inspiración para el crecimiento de nuestros jóvenes, y, por tanto, para la mejora de nuestra sociedad. Y todo ello sin gastos (o prácticamente), lo cual es importante. Seguro que la actitud de un club inspiraría a otros, y así sucesivamente hasta lograr una gran victoria social a través del deporte; una cadena de buenos principios y de buenas personas que acabaría siendo imparable y que daría grandes frutos generación tras generación. ¿Por qué no intentarlo?

Las medidas están redactadas como si ya hubieran sido asumidas por los responsables de un club y estos las publicasen. Ojalá muchos se lancen a adoptar estas u otras parecidas.
  1. Condenamos toda muestra de violencia (física o verbal). Nuestros entrenadores y jugadores se comprometen  a mostrar un comportamiento ejemplar entre ellos y hacia los árbitros, los rivales y los espectadores. En caso de quebrantamiento de esta norma, recibirán una sanción (que, según la gravedad o la acumulación de faltas, podría llegar a la expulsión de la entidad), independientemente de que su acción sea castigada o no por los distintos comités.
Por lo que respecta a los aficionados, los que observen una conducta violenta (física o    verbal) serán invitados a abandonar las instalaciones. En caso de negarse, serán avisadas las Fuerzas de Orden Público. No queremos que nuestros jugadores piensen que la violencia forma parte del deporte y de los valores que un buen ciudadano debe mostrar. 
  1. Condenamos cualquier intento de engaño por parte de nuestros jugadores. Es inadmisible que estos intenten que el árbitro tome decisiones equivocadas y se alegren por ello. Queremos transmitir que el fin no justifica los medios, que no hay que ganar de cualquier manera. Inculcaremos a nuestros futbolistas que deben ayudar al árbitro a tomar decisiones correctas. Así, por ejemplo, les diremos que deben reconocer si se han dejado caer en el área rival (o si un saque de banda corresponde al adversario en vez de a nuestro equipo), ya que debemos hacer lo posible para que el árbitro tome la decisión más justa. En este sentido, los colegiados, los rivales y el propio valor del honor merecen todo nuestro respeto, y no queremos utilizar la mentira para conseguir algo que moralmente no nos corresponde. En general, trataremos de ayudar al árbitro en su difícil labor, pues conviene que los jóvenes amen la búsqueda de la justicia, en el deporte y en la vida. Esto es importante en el crecimiento interior de todo ser humano. Y si alguna decisión que consideramos equivocada nos perjudica y no puede ser rectificada (porque el rival no quiera reconocer la verdad, o porque no la sepa con certeza –como en muchos fueras de juego, por ejemplo–), aceptaremos el error (o lo que pensamos que lo es), como aceptamos los nuestros a la hora de rematar, de despejar, de efectuar sustituciones, etc.
Si alabamos que un tenista reconozca que la pelota golpeada por su contrincante ha tocado la línea, ¿por qué no aplaudir conductas similares de un futbolista? Los grandes valores, como el honor o la verdad, están muy por encima de las victorias y de las derrotas. El futuro de nuestros jóvenes y la integridad de nuestra dignidad como humanos nos importan mucho más que los trofeos. 
  1. No queremos que nuestros jugadores se vean sometidos a ninguna presión por ganar o por ser los mejores. Consideramos que Gandhi tenía razón cuando afirmaba que “nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo, no en el resultado” y que “un esfuerzo total es una victoria completa”. Por tanto, inculcaremos los valores del esfuerzo y el trabajo en equipo, sabiendo que a veces no bastan para ganar los partidos, pero sí para sentirse satisfecho y orgulloso.

  1. Convocaremos charlas formativas para padres, entrenadores y jugadores con el objetivo de asentar los valores que queremos que presidan nuestro proyecto. En estas reuniones, si es preciso, comentaremos actitudes positivas y negativas de los profesionales, esas que vemos a diario en la televisión. Los buenos ejemplos son modelos a seguir; los malos deben ser tratados y debe explicarse por qué no son deseables. Luchando a favor de los buenos valores, conseguimos que las vidas de nuestros jugadores sean más plenas y que ellos puedan convertirse en referentes para otras personas. 

La lista de propuestas, como ustedes pueden imaginar, es infinita. Y podríamos citar otras: leer por megafonía un manifiesto y/o una cita célebre antes de cada partido para mandar un mensaje de respeto y deportividad, de buenos principios, con el fin de que los espectadores, los jugadores y el resto de participantes en el encuentro lo encaren con el mejor espíritu; sacar una pancarta con el lema que cada club considere más oportuno y el anuncio de la web en la que recoge los puntos fundamentales de su campaña por el respeto, ayudando con ello a difundir sus ideas e invitando a otros clubes a promover campañas que vayan en la misma línea; etc.

En definitiva, se trata de fomentar los valores que dan sentido al deporte y a la vida, de ayudar a los chavales a través del fútbol (o, repito, del deporte que sea) a aprender que siempre es preferible lo que sana a lo que enferma, lo que enriquece por dentro a lo que empobrece, lo que nos une a los demás y nos da la mejor versión de nosotros a lo que nos separa y nos degrada. Invito a todos los responsables de clubes que crean en este mensaje a que ayuden a sus jugadores a crecer cada día y a implicarse en algo grande: la mejora de uno mismo y de la sociedad. No dan ninguna copa por ello ni se cobran primas desorbitantes, pero, sin duda, sería el mejor de los triunfos.


Ángel Andrés Jiménez Bonillo, exárbitro de fútbol.    4 de enero de 2016.

martes, 5 de enero de 2016

A JOSÉ CAJAL - En el 2001

(La Puebla de Alfinden)
Me gustó el diálogo entre Andy García y Anthony Hopkins, pero mucho más que supieras que iba a gustarme.

Es curioso cómo cambian las cosas dependiendo del lugar que ocupan. La opinión de los demás será valiosa si llega desde ese espacio al que se refiere Andy García cuando comenta la cita de William Saroyan cuando le preguntaron: «¿Le importa mucho si su obra tiene éxito?», respondió: «Que mi obra exista ya es un éxito». Es una filosofía muy saludable. Al final, lo único que te queda de un filme es el recuerdo de la aventura vital, las ideas, la gente, el lugar...” dice Andy.

Es decir, el valor que tiene el artículo que me mandas (además de su interés) es que yo existo en vosotros. En esa “existencia”, lo esencial es la reciprocidad, ya que si no tendría fecha de caducidad y esa limitación rebaja la calidad del sentimiento. Comparto lo que dice Hopkins: “Yo vivo en un estado zen, ya no me frustro. Nada es importante. Nada puede cambiar el mundo, sólo puedes cambiarte a ti mismo. Si lo consigues, el mundo a tu alrededor se modifica”.

Estoy completamente de acuerdo. Desde esa actitud el mundo cambia, ya que podemos mirar desde un sentimiento más centrado y ello amplía el paisaje.

Los amigos son un “mundo” y ese título nos compromete mucho más de lo que parece a simple vista.

Estoy de acuerdo con lo que dice Hopkins: La amistad es un sentimiento mucho más admirable que muchos romances.

Lo que entendemos por “romance” es algo limitado en el tiempo por carecer de profundidad. El amor es otra cosa, el Amor tiene corazón de amistad. ¿Y qué es la amistad? A esta pregunta solo se puede responder con los hechos.

***/***
 
 
 

lunes, 4 de enero de 2016

NO A LA INDIFERENCIA

                                                 (Fotografía Manuel Muñoz Farriols)
Película que todo el mundo debería ver:
El corto vídeo que vas a ver (3'55'') trata de una isla que se encuentra en pleno Océano Pacífico, a 2,000 km. de todas las costas.
En esa isla nadie vive, hay sólo pájaros, y sin embargo... ¡Mira lo que allí ocurre!
Abre este link:


Es una pequeña película que todo el mundo debería ver y sacar sus conclusiones... por lo menos los que no están todavía afectados por el mal endémico de nuestra sociedad: la indiferencia...
http://www.midwayfilm.com/





Gracias a Roberto Cancer por compartirla, y a Manuela Carmena por sus limpias iniciativas.


 





sábado, 2 de enero de 2016

PURA DE BEDOYA - En el 2001











Hoy quiero contarte un cuento
que está lleno de contrastes
pues el cuento que te cuento
ya le contaba mi padre.

Ahora él ya no le cuenta
pero le cuenta mi madre
por eso te cuento el cuento
para que puedas contarle

Ese cuento que te cuento
está lleno de contrastes
pues en el cuento se cuenta
lo que cada uno añade.



(Autora: Pura de Bedoya)



viernes, 1 de enero de 2016

DOS MIL DIECISEIS




El 2016 trae sus páginas en blanco.


¡¡¡ESCRIBAMOS!!!